lunes, 3 de noviembre de 2008

PRÓLOGO.

No podemos escoger las cosas que nos fascinan. No es como si tuviéramos un mando a distancia y pudiéramos dirigir el deseo que sentimos a nuestro antojo. No funciona así. De hecho es la fascinación y el deseo el que nos tiene atrapados a nosotros. Esto es porque vivimos en las redes del alma, que es una inteligencia a parte, y no el alma en nosotros, que es lo que nos vende la iglesia. Una de mis grandes pasiones es la transexualidad. De hecho, fue muy impactante para mi cuando de pequeño vi a Bibi Andersen en la televisión. Le pregunté a mi madre que porqué tenia esa voz tan extraña y ella me dijo que se trataba de un hombre "rarito". Entonces me entró el miedo, porque yo también me sentía "rarito" y estaba convencido que mis pechos crecerían como los de ella, y eso me delataría al resto del mundo. Mis tetas no crecieron, pero sí mi interés por las personas que han sufrido una transformación física o mental en sus vidas. Y digo "sufrir" porque no me parece que sea un camino de rosas. Trans in the city nace para exponer estas pasiones que nos ponen de rodillas ante la vida y, también, para hacer un homenaje a la gente que ha tenido que morir en vida para renacer como algo completamente distinto de lo que se esperaba de ellos. Trans de cuerpo o espíritu como Donna Vogue, Roberta Marrero, Thomas Beatie, Bibiana Fernández, Dana International, Carla Antonelli o Divine. Aunque con todas estas/os no he dicho a nadie, por el mundo entero es trans.
Como imagen de portada, por ahora, pongo esta ilustración que hice de Manuela Trasobares. Una mujer transexual absolutamente explosiva.

Sergi Ferré, 3 de noviembre del 2008, Barcelona.

"Manuela Trasobares" por Sergi Ferré (2008)